Camí de Cavalls 360º en 10 días #03: Ses Salines de Fornells – Camí des Alocs

Cala en Calderer (Foto: Jordi Saragossa).

El recorrido se adentra en el sector más salvaje del litoral menorquín y la zona más aislada de toda la isla. Acantilados, calas vírgenes y una costa bien preservada, que es el núcleo marítimo de la Reserva de Biosfera. Este es el escenario de los desniveles más importantes de toda la ruta, que se concentran un final de etapa duro.

Mapa del programa Senderisme 10 etapes de Camí de Cavalls 360º. Etapa 3.
Mapa del programa Senderismo 10 etapas de Camí de Cavalls 360º. Etapa 3.

Camí de Cavalls 360º pone a disposición de los participantes un buen número de modalidades, fórmulas y formatos para disfrutar de la ruta con un recorrido adaptado a su ritmo, nivel y disponibilidad de tiempo. El programa Senderismo 10 etapas es uno de los que mejor se ajusta a senderistas con una mínima experiencia y que busquen rutas de dificultad media.

Los 185 kilómetros de distancia y 2.741 metros de desnivel positivo se reparten en diez jornadas asequibles de unos veinte kilómetros de media. Los participantes solo deben pensar en disfrutar de los paisajes y parajes a su paso. El equipo de la organización nos ocupamos del resto: el asesoramiento sobre el recorrido y posibles variantes, las cuestiones logísticas e incluso los traslados hacia los alojamientos cuando no se pueda llegar caminando.

ETAPA #01: MAÓ – FAVÀRITX

ETAPA #02: FAVÀRITX – SES SALINES DE FORNELLS

ETAPA #03: SES SALINES DE FORNELLS – CAMÍ DES ALOCS

Altimetria de l’etapa 3 del programa Senderisme 10 etapes de Camí de Cavalls 360º (Ses Salines - Es Alocs).
Altimetría de la etapa 3 del programa Senderismo 10 etapas de Camí de Cavalls 360º (Ses Salines – Es Alocs).

Distancia: 21,75 km / Desnivel: 671 m

El inicio de la etapa es engañoso y no anticipa lo que vendrá a continuación. Este tramo inicial recorre 1,4 kilómetros por la acera anexa a la carretera de acceso a la urbanización de Platges de Fornells y sigue por calles hasta Cala Tirant. Allí, deja el asfalto para cruzar el arenal de esta reconocida playa.

Macar Petit (Foto: Guillem Casanova).
Macar Petit (Foto: Guillem Casanova).

De Cala Tirant a Platja de Cavalleria

Después de un breve desvío hacia el interior por pistas anchas, la ruta vuelve a la costa, donde un estrecho sendero bordea el litoral durante más de dos kilómetros. En esta parte del recorrido se encuentra la mayor concentración endémica de socarrells de toda la isla, así como la zona geológicamente más antigua de Menorca.

Los sedimentos de capas paralelas y fuertemente plegadas de loseta y areniscas que afloran pertenecen al período Devónico Inferior, con una antigüedad de hasta 400 millones de años. Se pueden contemplar fácilmente al pasar por las encantadoras calas de Macar Petit y Macar Gran.

El camino se desvía hacia el interior para cruzar el istmo de la península del Cap de Cavalleria. Su famoso faro y acantilados quedan a unos 2,6 kilómetros al norte del trazado del GR. Para llegar, hay que ir a la derecha por la carretera en la que desemboca el sendero.

En este punto, se encuentra el puerto natural de Sanitja, donde reposan los restos de la ciudad romana de Sanicera que, junto con Mago (Maó) y Iamo (Ciutadella), conformaba la red del imperio en la isla. Su apogeo se extendió entre el 123 a.C. y el siglo III de nuestra era.

El recorrido de Camí de Cavalls 360º resigue la carretera hacia la izquierda durante 1,3 kilómetros, hasta el aparcamiento de Platja de Cavalleria, que hay que cruzar para ganar de nuevo la primera línea de mar.

Platja de Cavalleria (Foto: Jordi Saragossa).
Platja de Cavalleria (Foto: Jordi Saragossa).

De Platja de Cavalleria a Binimel·là

El sendero bordea el litoral desde Platja de Cavalleria hasta la salvaje e inhóspita Cala Mica. Aquí se puede ver un ejemplo de caseta de vorera, pequeños refugios de pescadores junto al mar construidos de forma tradicional y bastante comunes en Menorca.

Desde aquí, hay que subir una de las vertientes de la colina de Binimel·là, en un esfuerzo premonitorio de lo que vendrá más adelante. La Platja de Binimel·là llega como un agradable oasis. Su restaurante, situado a unos 300 metros del agua, abre casi todos los días durante la temporada turística de sol y playa y ofrece un consuelo milagroso para hacer frente al sol inclemente que durante el verano abrasa todo este tramo sin sombras en las que refugiarse.

Esta área de la isla forma parte de la declaración natural europea LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).

Cala Pregondó, amb Binimel·là de fons (Foto: Jordi Saragossa).
Cala Pregondó, con Binimel·là de fondo (Foto: Jordi Saragossa).

De Binimel·là a Cala Barril

El rompepiernas continúa, mientras el recorrido resigue un precioso tramo virgen de costa, donde los paisajes reclaman la atención en cada giro o cambio de rasante. Poco después de Binimel·là, Calesmorts es una pequeña cala con un fondo marino que combina arena y rocas, donde habitan delicadas comunidades de algas de las especia Cytoseira, un excelente indicador de la calidad del agua.

El siguiente hito en el camino corresponde a las playas de Cala Pregondó y Cala Pregonda. Esta última es una de las más emblemáticas de la isla, gracias a su arena dorada, sus aguas turquesas y el horizonte que delimitan las caprichosas formas de los islotes subvolcánicos de Penyes Blanques, que la convierten en un paisaje de postal.

Un pinar proporciona un poco de sombra a lo largo del kilómetro que separa Cala Pregonda de Cala Barril. Desde su solitaria playa de roca oscura se aprecia perfectamente la Illa de ses Bledes. Aquí comienza la sección nuclear de la Reserva Marina del Nord de Menorca que, hasta la zona de Pla de Mar, goza de una figura de protección como reserva integral en la que, por tanto, está prohibida toda clase de pesca o extracción de flora y fauna. Es también el núcleo marítimo de la Reserva de Biosfera.

Cala en Calderer (Foto: Camí de Cavalls 360º).
Cala en Calderer (Foto: Camí de Cavalls 360º).

De Cala Barril al Camí des Alocs

También en Cala Barril se inicia el tramo más duro de todo Camí de Cavalls 360º, con dos de las subidas más exigentes de todo el recorrido. Además, no hay ningún tipo de sombra, pues se transita por colinas dotadas de vegetación baja.

La primera pendiente supera más de ochenta metros de desnivel en una corta distancia, antes de volver a descender hasta la pequeña playa de arena blanca y fina de Cala en Calderer. Se trata de una de las calas más solitarias de Menorca, dada su dificultad de acceso.

Otra subida de cincuenta metros de desnivel es la antesala del ascenso a la Marina de Son Ermità, que culmina a 135 metros sobre el nivel del mar. Este es el punto más alto de toda la ruta. Un largo descenso vuelve a primera línea de mar en Es Alocs, una playa salvaje e inhóspita de guijarros. La etapa finaliza a unos 2,5 kilómetros de la cala, en el punto más alto del Camí des Alocs.

Punta des Alocs, Illa de ses Bledes i Cap de Cavalleria (Foto: Jordi Saragossa).
Punta de Cala en Calderer, Illa de ses Bledes y Cap de Cavalleria (Foto: Jordi Saragossa).